Estética

Secretos de belleza después de los 50

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr

LA MUJER DESPUÉS DE LOS 50 AÑOS, CON ALGUNOS CUIDADOS PUEDE CONSERVAR SU BELLEZA, A PESAR DE LOS TEMIDOS SIGNOS DE ENVEJECIMIENTO

Pretty Irish WomanEl cuidado de la apariencia física en la mujer, ha sido siempre prioridad desde muy temprana edad, con implicaciones psicológicas y sociales. Sin embargo, la vanidad no tiene edad y toda mujer en el fondo quiere verse bella sin importar su edad.

Entre los 45 o 50 años se inicia en la mujer el climaterio, etapa fisiológica cuando los ovarios dejan de producir estrógenos (hormonas femeninas) y puede prolongarse por varios años (mucho tiene que ver la genética), reflejando en la piel cambios importantes, entre ellos, los temidos signos de envejecimiento.

 

El apoyo del profesional de la salud es indispensable. El uso de terapia de reemplazo hormonal, a criterio del médico, puede prevenir y corregir los muy molestos síntomas propios de esa etapa.

 

Los primeros signos: Cambios en la piel y otros

La piel es muy sensible a la carencia o disminución de estrógenos, se deshidrata, presentando un aspecto seco, rugoso, pierde frescura, luminosidad, uniformidad del tono, disminuye su grosor, pierde elasticidad, y se vuelve quebradiza y propensa a lesiones; se intensifica el número y profundidad de las arrugas, se vuelve flácida, sobre todo en la parte inferior del rostro y en el cuello, así como en la parte interna de brazos y piernas. Además, aparecen manchas oscuras en las zonas más expuestas al sol, como la cara y las manos.

El cabello y las uñas también sufren cambios, crecen más lentamente, se adelgaza la hebra del cabello, las uñas se vuelven débiles, pierden su brillo natural y el cuero cabelludo se torna seco.

 

Puede aparecer vello en las áreas del labio superior y del mentón, debido a que, al disminuir drásticamente la producción de estrógenos, tiende a subir en forma relativa los andrógenos (hormona masculina).

 

Cuidados para retrasar el envejecimiento

shutterstock_54420748

  • Hidratación: El correcto equilibrio hídrico es vital para mantener la belleza y salud de la piel, es el tratamiento por excelencia. Puede decirse que el proceso fisiológico del envejecimiento se retrasa con una buena hidratación.

En esta etapa de la vida se deben cuidar las reservas hídricas almacenadas en las capas más profundas, con tratamientos de belleza intensivos, ricos en principios activos hidratantes, reestructurantes, nutritivos y alisantes.

Utilizando la cosmética natural se obtienen excelentes resultados. El secreto está en asociar distintos ingredientes que actúen en sinergia, como tensores vegetales, proteínas para reforzar fibras elásticas, oligoelementos, vitaminas y minerales, entre otros.

  • Usar filtro solar para evitar la aparición de las manchas y la degradación del colágeno y la elastina
  • No caer en el sedentarismo: Más allá de la estética, el hacer ejercicio implica cuidar nuestra estructura ósea, evita la osteoporosis y la pérdida del tono muscular.
  • Dieta equilibrada: Alimentarse en forma balanceada, eliminar alimentos con grasas saturadas, comer frutas y verduras frescas y alimentos ricos en vitaminas A, E, C, no olvidar la fibra, tomar agua no edulcorada y líquidos bajos en calorías, reducir la sal, y no someterse a regímenes estrictos y “milagrosos”.
  • Cultivar el buen hábito del dormir: El ser humano pasa aproximadamente un tercio de su vida en la cama, y si no descansa correctamente, el cansancio se va acumulando y fácilmente provoca debilidad muscular, lo que a largo plazo repercute en los ligamentos intervertebrales, con dolores de cabeza, espalda y episodios de migraña en forma crónica.
  • Evitar malas posturas: Es aconsejable mantener una excelente posición para evitar dolores de espalda y curvatura de la columna vertebral.
  • Viajar: En la medida de lo posible, el hacer turismo rompe con la rutina, mejora la salud mental, da distracción y cultura con efectos psicológicos insospechados y con cambios muy positivos.
  • No abuse del agua caliente: Los baños con agua fría ayudan a revitalizar la piel y favorecen la relajación de los tejidos.
  • Control médico: Periódicamente deben medirse los niveles de colesterol, triglicéridos, glucosa, ácido úrico y calcio.
  • Cuide la circulación sanguínea: Caminar es un estupendo ejercicio; una buena costumbre es reposar con las piernas elevadas; los masajes y el drenaje linfático mejoran la circulación de retorno. Se debe evitar el uso de ropas ajustadas.
  • Las relaciones sociales en esta etapa de la vida son muy importantes, cultivar las amistades y actividades en conjunto enriquece nuestro entorno, favoreciendo una buena actitud ante nosotros mismos y los demás.

Cuidados estéticos para después de los 50

  • Limpieza y nutrición: Entre los pasos fundamentales para mantener una piel sana y de buen aspecto, están: La higienización de la piel, la aplicación de principios activos hidratantes, nutritivos, reafirmantes, aclarantes y antioxidantes, entre otros.
  • Microdermoabrasión facial: Es un tipo de peeling o pulido muy suave y superficial, que va estimulando la regeneración celular. Aliado indiscutible para exfoliar, renovar y limpiar la piel. Esta técnica permite uniformar las variaciones del color, conseguir una piel suave y fina, ayuda en la desaparición de manchas, arrugas leves, piel muy queratinizada, lesiones producidas por el sol o por la luz, cicatrices superficiales, poros muy dilatados, entre otros, dando a la piel un aspecto más joven y saludable.
  • La oxigenoterapia: El oxígeno es fuente de belleza y salud; es la molécula de la vida. Cualquier órgano o tejido es sensible a la falta de oxígeno. Buenos hábitos de vida, como hacer ejercicio y una buena alimentación, influyen en que la hemoglobina se oxigene correctamente, y de esta forma nutra los órganos y desarrollen sus funciones correctamente.

Además de estas buenas costumbres, hoy en día se dispone de técnicas de administración de oxígeno directamente sobre la piel, lo que va a mejorar la condición de la misma.

 

El maquillaje después de los 50

istock_000012191822largeEn esta etapa de la mujer, la belleza toma un significado distinto, se convierte en equilibrio, frescura de espíritu, dulzura y armonía.

 

El maquillaje debe ser muy cuidadoso, tomando en cuenta la edad de la piel. El exceso puede hacer que la persona parezca mayor de lo que es, se aconseja tener control en cuanto a la cantidad de producto aplicado.

 

Algunos consejos útiles son:

  • Hidratar muy bien el contorno de los ojos con productos apropiados, según el tipo de piel. El corrector se aplica en muy poca cantidad y donde sea estrictamente necesario.
  • Evitar la aplicación de polvo en el contorno de los ojos, para no marcar más las molestas “arruguitas”.
  • Usar bases con efecto tensor y tonos muy similares al color de la piel, buscando que se funda por completo con ésta; debe pasar totalmente desapercibida. Los polvos traslúcidos resecan mucho la piel, por lo tanto se recomienda usarlos con cautela.
  • El delineado de ojos debe realizarse con sombras y con un pincel apropiado, para obtener un efecto más suave.
  • Maquillar el párpado superior con sombras claras, no brillantes, con mucha luz, para evitar acentuar las arrugas del mismo.
  • La máscara de pestañas se recomienda aplicar con mucho cuidado, buscando un efecto de “abrir” el ojo.
  • Retocar las cejas y darles forma, recordando que son el marco del rostro y deben lucir lo más naturales posible.
  • Con la edad los labios tienen a adelgazarse y presentan arrugas, por lo tanto deben evitarse los colores oscuros o llamativos, que acentúen estas condiciones. Se recomienda usar tonos suaves y brillos naturales.
  • El rubor se debe aplicar ligeramente, en tonos corales o pigmentos livianos.

 

Si bien es cierto los cambios que se producen después de los 50 no se pueden evitar,  pueden retrasarse o mitigarse con los cuidados anteriormente mencionados, asociados a una buena relación con los profesionales, como el médico, esteticista y nutricionista, pero sobre todo tomando esta etapa de la vida con una actitud positiva. Encontrarse con el “yo interior” mediante técnicas de relajación, como la oración, meditación, y el contacto con la naturaleza, aporta paz, tranquilidad y equilibrio espiritual, lo que mejorará en esta etapa la calidad de vida.

 

Por:

Iris L. Arroyo S.

Esteticista y cosmetóloga

Laboratorio de productos Naturales ILAS y Bella Natura.

Tels. 8390-5706 / 2433-9516

Comments are closed.