Personajes

Fernando Hidalgo: ¡Con calidad de exportación!

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr

A SUS 40 AÑOS, RECIÉN CUMPLIDOS, FERNANDO TIENE 20 DE SER ESTILISTA Y MAQUILLADOR. SU GRAN CARISMA, SU HUMILDAD, EL ORDEN EN SUS FINANZAS, LA CREATIVIDAD Y EL GRAN DON QUE DIOS LE DIO, LO HAN LLEVADO POR EL CAMINO DEL ÉXITO INTERNACIONAL Y LO HAN HECHO EL GRAN PROFESIONAL QUE ES. ¡CONOZCA SU IMPRESIONANTE HISTORIA!

P9100031A Fernando lo conozco prácticamente desde que empecé a trabajar en Secretos de Belleza. Él es de esos estilistas incansables que te encuentras en tooodooos los eventos; siempre atento, siempre aprendiendo, siempre empapándose de lo último en la moda y siempre con una gran sonrisa en su rostro (algo que para mí lo caracteriza).

Cuando llegué a su salón le dije: “Fer, ¿hay un parquecito bonito cerca de acá para tomar unas fotos bien lindas?”. Me dijo que había uno cerca, pero que era feito. Entonces decidimos improvisar; recorrimos el barrio y encontramos varias casas realmente bonitas, que nos sirvieron como escenario perfecto para las fotos.

Pasado un rato, escuché que venía la lluvia, y le dije: “Creo que va a llover, ¿escuchás?”. Y me dice: “No, Adri, es el río que está por allá…” Ah bueno, le dije. Pues no había pasado ni un minuto, cuando empezó a caer sobre nosotros un aguacero terrible… a como pudimos, salimos corriendo hacia su salón; ¡fueron 300 metros llenos de carcajadas!

Tenía que contarles esta anécdota, porque fue el inicio perfecto para una tarde llena de risas e historias increíbles junto a este carismático estilista y maquillador. Sin más preámbulo, los dejo con su historia, la cual escribí con muchísimo cariño. ¡Qué la disfruten! 

¡Más que trabajo, sus pasiones!

P9100020Fernando es oriundo del centro de San José, y curiosamente, a pesar de que su mamá es estilista y él creció en medio de tijeras, peines y cabello, nunca pensó en convertirse en estilista. De hecho, él creía que iba a trabajar en computación.

Este artista dice que se visualizaba trabajando en computación porque él veía que eso le podía generar dinero; entonces comenzó a estudiar cuando salió del colegio. Sin embargo, necesitaba trabajo, y es ahí donde aparece el estilista Juan Dondi, a quien conocía desde los 17 años y con quien tenía varios amigos en común. Él le dijo que le podía ayudar en su salón, haciendo mandados, depósitos en el banco, a abrir la puerta o barrer. No obstante, ya estando en el salón, se enamoró de la dinámica del trabajo y de ver cómo las clientes salían tan felices.

“Desde pequeño, pasaba en el salón de mi mamá, hablaba con las clientes y le hacía rótulos… Eso fue lo que viví, y prácticamente mi mamá me hereda su don. Ya ella no se dedica a esto, ahora soy yo el que la peino”. Fernando Hidalgo.

“Cuando me superé, empecé a lavar cabezas… yo fui paso a paso, porque cuando uno va muy rápido, llega el momento en que se cae, porque se saltó etapas importantes”, asegura.

Fernando le agradece mucho a Juan, porque fue su primer maestro y quien le dio la oportunidad de empezar a ir a seminarios. “Estuve tres años con Juan, y en ese tiempo llevé cursos y entrenamientos tanto de peluquería, como de maquillaje”.

Cuando decide desligarse de Capelli y seguir buscando su crecimiento como profesional, pasa a un salón en Escazú con una muchacha que fue entrenadora de estilistas en Estados Unidos para Paul Mitchell y Elizabeth Arden. Con ella estuvo poco más de un año y después de eso, lo busca Jacqueline Adams, propietaria de Grupo Clío, para ofrecerle trabajo como técnico de la nueva línea de maquillaje profesional que acababa de entrar al país: Sormé.

“Iba de Peñas Blancas hasta Sixaola, visitando 1.800 clientes durante el año. Yo introduje Sormé a Costa Rica. Tuve experiencias increíbles”, recuerda.

Fernando trabajó como técnico un año, y durante ese tiempo estuvo a doble turno, porque cuando llegaba a las 7 p.m. a su casa, se dedicaba a atender a sus clientes hasta la 1 a.m., para levantarse nuevamente a las 6 a.m.

Sus primeros entrenamientos buenos en maquillaje, los llevó con Angelrafael González.

“Yo me mantenía con el dinero que hacía en mi casa, porque el salario de Sormé ellos me lo depositaban en una cuenta y yo nunca fui a retirar la tarjeta. ¡Nunca toqué mi salario en un año! Cuando me entero, voy al banco a ver cuánto tenía, y era una buena cantidad de dinero, entonces me monté mi salón con esa plata”, afirma.

Para pasar de su casa al local, recuerda que sumó a todas las personas que atendía en el mes, y eso le daba 125.000 colones; y precisamente eso le costaba el alquiler del local. “Y yo dije: que vengan todas, no me puede faltar ni una, porque si no, no me alcanza”.

Hair & Makeup

P9100006Su salón inició con lo más básico: dos sillas de peluquería, un lavacabezas, un sofá y dos espejos. En aquel momento estaba en un local pequeñito que queda a la vuelta de donde está actualmente su salón.

“Recuerdo que como sólo tenía un sofá en el que cabían dos o tres personas, entonces la gente esperaba afuera. Los que pasaban por ahí decían: ¿qué es eso que la gente está afuera esperando? Y ese efecto de ver que estaban haciendo fila fue como un imán para mi salón”.

En ese pequeño salón estuvo casi un año, hasta que decidió pasarse a su local actual, el cual es mucho más grande. “Yo siempre he sido muy ordenado. La gente antes no pagaba con tarjeta, entonces yo trataba de depositar a diario, y una vez por semana, los sábados, me dejaba lo que hacía, ese era mi salario. Entonces, en un año pude hacer la inversión de mi nuevo salón, no tuve que pedir préstamo. Compré más sillas, los espejos y me pasé. En ese momento éramos diez personas trabajando. Ya pude ofrecer manicure, pedicure, faciales, etc.”

No obstante, él no se quedó ahí solamente, y actualmente también ofrece otros servicios. Tiene un “Sex shop” dentro de su salón y una tienda de ropa en el local donde empezó.

¡Humildad…!

 “Cuando empecé en mi casa, trabajaba en el cuartito de pilas. Ahí monté una silla de oficina con un espejo y lavaba pelo en la pila donde se lavaba la ropa…

Recuerdo que tenía una secadora que cuando llevaba mucho rato usándola, se apagaba y había que soplarla para que encendiera de nuevo. Una de las señoras que yo atendía llegó un día y me dijo: “Mirá, te traje esto…” ¡era una secadora! Todavía la atiendo a ella. En ese momento me dio un sentimiento tan grande, no sé sí vergüenza o tristeza. La usé y cuando se descompuso la guardé; nunca la boté y hasta el día de hoy la tengo. De vez en cuando la veo y eso me hace aterrizar, poner los pues en la tierra y no olvidar cómo comencé”.  Fernando Hidalgo.

Trabajos internacionales

Hace algún tiempo, Fernando trabajó en un desfile de modas en Estados Unidos. Ahí conoció a una señora francesa, dueña de una agencia de modelaje y por medio de ella, le salió la oportunidad de hacer un trabajo con Canal 5 de Francia.

Este canal hizo un Reality Show de parejas de novios y lo grabaron en Costa Rica. A él lo contrataron para hacer el peinado y maquillaje de la anfitriona del programa. “Yo no hablaba nada de francés, ni siquiera inglés, y me piden que haga una cotización. Yo les entendí que debía peinar a las 20 muchachas en la mañana y en la tarde, o sea 40 peinados al día por 30 días. Cuando llegué al lugar me di cuenta que era solamente una muchacha… pero bueno, ¡ya habían aceptado y yo también!”

Y agrega: “Era un montón de dinero, y como el reality fue un éxito, se alargó dos semanas más, entonces me pagaron muchísimo más. Ha sido uno de los mejores trabajos que he tenido en mi vida”.

Desde hace nueve años, Fernando trabaja para una coordinadora de bodas, muy famosa en Estados Unidos, que se llama Aimee Monihan. Ella organizó, por ejemplo, las bodas de Pink y la ex Destiny’s Child, Kelly Rowland en Costa Rica, y Fernando debía estar disponible si lo llamaban del Hotel Four Seasons para atender, ya fuera a la novia, o a sus invitadas.

Además de eso, Monihan es editora de una revista, por lo que Fernando trabaja con ella en la parte de producción de modelos y demás.

También trabajó en el Fashion Week de Puerto Rico, hizo unas fotografías en Panamá para un anuncio, ha hecho calendarios y catálogos de ropa interior.

Otro de sus maquillajes fue para el corto: “Atrapar un ruiseñor”, de Christian Bulgarelli, que estuvo nominado a los Premios Oso en España.

Fue a raíz de todos estos trabajos que decidió estudiar inglés y se empeñó en invertir en buenos productos y buenas herramientas, para que sus resultados fueran los mejores.

A nivel personal…

Con-la-mamá-1Con gran felicidad en sus ojos, asegura que su mamá lo admira mucho y que él la admira a ella. “Mami me dice cosas que a mí me engrandecen el alma y el espíritu. Yo le digo que soy el reflejo de ella, que le devuelvo todo lo que me está diciendo”.

Su relación con su mamá siempre ha sido muy cercana. Fernando recuerda que cuando le dijo que era gay, a los 17 años, no se escandalizó y nunca le hizo problemas por eso. “Siempre le presento a mis parejas y ella siempre ha tenido la discreción de decirme si le gusta o no, diplomáticamente”.

Desde hace año y medio tiene pareja. Él es de Jordania, pero vive acá desde pequeño. Es diseñador de joyas y tiene 30 años. “Creo que encontré el equilibrio entre trabajo, vida social y pareja. Nos llevamos muy bien”.

¡Sus otras pasiones!

Cuando no está en su salón, Fernando afirma que le gustar ir a su casa en Liberia, Guanacaste; disfrutar en una hamaca, andar en bicicleta y montar a caballo. También disfruta yendo de compras o reacomodando cosas en su casa.

“Soy futbolero, me encanta ver el fútbol; soy saprissista y fui ahora al Mundial a ver a la “Sele”. Sólo vi dos partidos, y puedo decir que lo más duro de haber ido al Mundial fue regresar…”, asevera.

¡Sus mejores Secretos de Belleza!

Caballo

  • Antes de cualquier base, siempre hidrato y sobre todo, aplico bastante tónico, porque así pongo la piel en un pH neutro y no se reseca ni se ve grasosa.
  • Cuando es una piel muy madura, pongo a enfriar el tónico y lo aplico bien frío para que compacte la piel.
  • Para el cabello, después del tinte, yo recomiendo que el último enjuague sea con agua fría, porque eso ayuda a que la cutícula cierre más y queda muy brillante.

INTIMIDADES:

En nuestra sección de Personajes, se ha vuelto una tradición el conocimiento de las “Intimidades” de nuestros entrevistados. Por ello, a continuación le presentamos los más íntimos pensamientos de Fernando Hidalgo.

  • Fecha de cumpleaños: 7 de octubre.
  • ¿Qué no conocen los demás de usted? Que ayudo a los chiquitos de una escuela que queda larguísimo en Guanacaste. El pueblito se llama Tulín. Y también ayudo a unos chiquitos de Patarrá.
  • ¿Qué lo hace enojar? La injusticia.
  • ¿Qué lo hace feliz? Trabajar.
  • ¿Cómo reacciona ante los problemas? En lugar de ver el problema, siempre busco cuál es la mejor solución.
  • ¿Qué es el amor? La plenitud, la felicidad del ser humano. Es el reflejo de uno mismo.
  • ¿Qué es el éxito? Un montón de cositas que se juntaron, de todo lo que uno hizo en el camino.
  • ¿Lo más importante en su vida? Mi madre.
  • ¿Su mayor logro? Tener mi salón. Mi profesión. Tener un nombre, reconocimiento.
  • ¿Su principal característica? Estar siempre positivo.
  • ¿Su mayor pasión? Mi profesión.
  • ¿Su mayor defecto? Indeciso.
  • ¿Su mayor virtud? Transmitir una buena energía.
  • ¿A qué le tiene miedo? A las arañas.
  • ¿Dios? Número uno en mi vida.
  • ¿Su pareja? Número dos (ríe).
  • ¿Su familia? Número tres (ríe).
  • ¿Costa Rica? ¡Pura vida!
  • ¿La peluquería? Mi pasión.
  • ¿El maquillaje? Una buena herramienta.
  • ¿Hair & Makeup Fernando? Mi bebé, mi hijo.
  • ¿Una confesión del pasado? Cuando estaba empezando, llegó un muchacho y me dijo que si le podía cortar el pelo. Yo le dije que sí. Me dijo que un poquito; yo se lo empecé a cortar y le empezaron a quedar huecos, y huecos, y huecos… mientras yo trataba de arreglárselo, él me dijo: “Es que hoy me caso…” ¡Quedó horrible, no lo volví a ver nunca más después de eso! Por eso, moraleja, no se corten el pelo con alguien que no conocen, el día que se van a casar… (ríe)

Fuente:

Fernando Hidalgo, estilista y maquillador

Hair & Makeup Fernando, tel. 2231-5157

Comments are closed.