Revista

Los 15 MITOS y REALIDADES de las Uñas

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr

ALREDEDOR DEL TEMA DE LAS UÑAS SIEMPRE SE HAN DISCUTIDO GRAN CANTIDAD DE MITOS; MÁXIME EN ÉSTA ÉPOCA QUE SON TAN COMUNES LOS SET DE UÑAS ARTIFICIALES, LOS ESMALTES SEMIPERMANENTES Y DEMÁS INNOVACIONES DEL MERCADO… ¡LE ACLARAMOS LOS 15 MITOS MÁS COMUNES!

  1. Las lámparas UV provocan cáncer: MITO. Cuando la uña es bien trabajada, se utilizan los materiales adecuados y el proceso correcto (desinfectar, desgrasar, colocar base) no debería de haber problema alguno. Además, se debe tomar en cuenta que el tiempo promedio que se está expuesto a la lámpara por mes es de 15 a 20 minutos como máximo; es decir, que esto equivale de 1.5 a 2.8 minutos bajo el sol. Aunado a ello, la cantidad de watts que se utilizan (nueve, aproximadamente) no son los suficientes para afectar las uñas.
  1. Las uñas artificiales destruyen la uña natural: MITO. Lo que puede perjudicar a las uñas naturales en realidad, es la forma de retirarlas; es decir, la eliminación incorrecta del material. Si se fuerzan a la hora de quitarlas, se violentan las capas de queratina. No obstante, hay ciertos tipos de productos que sí afectan de manera directa a la uña (adhesivos, monómeros, polímeros). Aunque muchas mujeres no son alérgicas a los químicos, después de algunas sesiones podrían llegar a presentar reacciones alérgicas a los componentes.

Si usted es muy alérgica y desea colocarse un set de uñas artificiales, lo mejor es que vaya al salón un día antes de su cita para que le realicen una prueba en un solo dedo.

  1. Por medio del uso de uñas artificiales es más fácil adquirir un hongo: MITO. Los dos factores que podrían influir en un posible y potencial hongo son las malas aplicaciones y los productos de baja calidad. Si la uña se trabaja de manera correcta, con todos los métodos de desinfección adecuados no deberían aparecer los hongos.
  1. El estado de nuestras uñas depende de nuestra alimentación: REALIDAD. “Somos lo que comemos” y las uñas van a reflejar cómo está nuestro organismo.
  1. La cutícula se debe cortar como parte del manicure: MITO. Nunca se debe cortar, porque esto elimina la protección que tiene el nacimiento de la uña; y con ello se expone a posibles bacterias y hongos. Lo correcto es aplicar el gel de cutícula para ayudar a removerla y quitar las células muertas.
  1. Me dejo el esmaltado permanente para que vaya saliendo conforme crece mi uña: MITO. Esto es un gran error porque se obstruye la respiración que la uña necesita. Como consecuencia, la uña se va a pigmentar, pues es una forma de rechazar el material que no es parte de su naturaleza.
  1. El esmalte se quita con acetona: MITO. El realidad, lo más adecuado es buscar un quita esmalte que sea libre de acetona, porque dicho material es demasiado agresivo para la uña.
  1. Cuando se coloque crema en las manos, debe hacerlo también en las uñas: MITO. La uña debe estar libre de cremas, porque algunas son demasiado oleosas y si se aplican sobre la uña, le brindan más grasa de la que necesita.
  1. Existen productos que endurecen la uña en muy poco tiempo: MITO. El tener uñas fuertes o quebradizas es una condición de cada persona y no hay fórmula mágica para endurecerlas.

Si compra un tratamiento para aplicárselo en sus uñas, siga las instrucciones y no lo abandone cuando se aburra de él. ¡Eso sería como tomar un antibiótico y pararlo cuando a usted se le ocurra!

  1. Las mujeres embarazadas no deben utilizar materiales artificiales en sus uñas: REALIDAD. Durante el embarazo el cuerpo de la mujer tiende a ser más receptivo, por lo que lo ideal es consultar al médico antes de colocarse cualquier producto químico en las uñas.
  1. Las manchas blancas que aparecen en las uñas es por falta de calcio: MITO. La composición de calcio en las uñas no supera el 0.3%. Esas manchitas blancas se llaman: Leuconiquia, y son micro-traumatismos o golpes pequeños que se sufren en el diario vivir y que van saliendo conforme crece la uña.
  1. Las uñas artificiales protegen la uña natural de agresiones externas (golpes, exposición a químicos y rayos UV, esmaltes de baja calidad): REALIDAD. Las uñas artificiales son resistentes, por lo que protegen la uña natural y la estimulan para que tenga un crecimiento mayor. No hay que cuidarlas tanto como las uñas naturales, solamente requieren de mantenimiento cada cierto tiempo.
  1. Los materiales orgánicos no debilitan la uña natural: MITO. Cualquier químico puede debilitar la uña natural.
  1. No se deben exponer las uñas a productos químicos: MITO. Eso es casi imposible, porque constantemente debemos exponer nuestras manos y uñas a productos químicos y a diferentes materiales.
  1. Es fácil adquirir un hongo en un centro de uñas: REALIDAD. La deficiencia que hay en los salones y centros de uñas en cuestiones de salubridad, higiene y desinfección, principalmente, se ha convertido en un tema de cuidado, pues la ausencia de limpieza contribuye al rápido crecimiento de hongos.

¿Quiénes no deberían usar uñas artificiales?

Personas con problemas metabólicos, alérgicas a sustancias químicas, hipersensibles, no es recomendado para diabéticos ni hemofílicos; tampoco para personas con tratamientos de radiación, quienes no hayan desarrollado o bien embarazadas”.

Lucía Frei Cordero, representante de HBPI

La información es nuestro mejor aliado, por ello, tome nota de todo lo anterior, y… ¡dele a sus uñas los cuidados que ellas merecen!

Fuente:

Lucía Frei Cordero, representante de HBPI

Tel. 2520-0898

Comments are closed.