Revista

Las Estrías

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr

AFECTAN HASTA AL 70% DE LAS MUJERES Y AL 40% DE LOS HOMBRES DURANTE LA ADOLESCENCIA; Y AL 80% DE LAS EMBARAZADAS.

Las estrías son lesiones lineales de la piel, caracterizadas por ser en sus inicios de color rosado o rojo violáceo y discretamente elevadas. Pero con el paso del tiempo van aclarando su color y se deprime su superficie, tomando un aspecto arrugado. Suelen ser de varios centímetros de largo y algunos milímetros de ancho.

La causas del padecimiento de estrías son varias: En primer lugar, las personas afectadas tienen una predisposición genética (es decir vienen hechos para padecerlas); en segundo lugar, los cambios abruptos en el peso o en las dimensiones corporales, como los que ocurren en la obesidad, el embarazo o el aumento rápido en la masa muscular, llevan a la piel a estirarse demasiado rápido, lo que produce traumatismo por distensión y estrías. Y en tercer lugar, algunas enfermedades hormonales como el Síndrome de Cushing o tratamientos médicos que emplean fármacos denominados esteroides, ya sea tomados, inyectados o incluso en cremas, pueden provocar o favorecer la aparición de ellas.

Los sitios afectados varían según la edad y el género del paciente. En los adolescentes varones se localizan con mayor frecuencia en la región baja de la espalda, los brazos cerca de los bíceps y las axilas. Y en las adolescentes mujeres prefieren las mamas, glúteos, caderas y muslos. En las mujeres embarazadas se lesiona sobretodo la piel del abdomen, las caderas y las mamas.

El tratamiento de las estrías busca mejorar el aspecto de la piel afectada, disminuyendo el color, el grosor y la profundidad de las estrías, y aunque los resultados pueden ser satisfactorios, no se logra eliminar por completo las estrías existentes. Se utilizan cremas de varias clases para mejorar la humectación de la piel y optimizar su elasticidad, al igual que productos con potencial reparador de las fibras de colágeno de la zona afectada. Otras alternativas de tratamiento son la microdermabración, los peelings, y algunos tipos de láser, los cuales en manos experimentadas pueden obtener mejorías muy importantes. Es necesario mencionar que todo tratamiento, inclusive con cremas, debe ser supervisado por un médico, pues hay algunas terapias que no deben usarse durante el embarazo, pues pueden dañar al bebé.

La prevención se logra evitando la aplicación prolongada de cremas a base de esteroides (como betametasona) en sitios de riesgo de estrías (axilas, mamas, ingles, abdomen y muslos), a menos que su médico le indique lo contrario. Además hay que tratar de no sufrir incrementos abruptos de peso o de tallas, y en los casos inevitables donde esto ocurre, como el embarazo,  hay que mantener la piel bien hidratada con cremas y seguir las indicaciones de su dermatólogo(a) de confianza.

¡Proteja la salud de su piel y la de sus seres queridos!

Por:

Dr. Carlos Bravo Rojas

Presidente Asociación Costarricense de Dermatología

www.dermatologiaintegralcr.com

drbravo@dermatologiaintegralcr.com

Cartago: Tel 2552-82-28

San José: Tel 2233-32-32

Comments are closed.