Revista

¡OJO!: Las verdades de la liposucción…

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr

Vivimos en un mundo donde lamentablemente se han perdido muchos valores. Las redes sociales y las palabras llamativas, logran atraer, logran vender… Pero hay que tener mucho cuidado, porque la salud es sagrada y debe ser muy bien cuidada y vigilada.

Existen muchas formas de hacer una liposucción. Está la técnica con jeringa y la técnica convencional. También hay forma de hacerlas con aparatos muy seguros y sofisticados, con tecnología de punta, como por ejemplo el Microaire.

También existen otras con nombres que atraen, que son un anzuelo, por ejemplo todas aquellas con el nombre LASER. El que no sabe es como el que no ve, no tiene culpa, pero ante eso, su deber es cuidar su salud e informarse. El láser utiliza altas temperaturas, usa mucho calor, y esto se puede volver una gran pesadilla para el paciente, ya que esta puede quemar la piel y dejar resultados muy desagradables y hasta irreparables… Esto sucede con más frecuencia cuando la liposucción la practica alguien que no es un verdadero especialista en Cirugía Plástica, Reconstructiva y Estética.

Por eso hay que tener muchísimo cuidado al tomar la decisión de querer lucir mejor, pues hay que tener en cuenta que la salud es sagrada. Es cierto que siempre existen riesgos y probables complicaciones; la diferencia radica en que los verdaderos especialistas sabemos cómo minimizarlos al máximo, y si por desgracia llegan a darse, tenemos el debido entrenamiento para tratarlos, a diferencia de los que no lo son y de los que buscan confundir a los pacientes.

Además, hay que tomar TODAS las medidas de seguridad posibles. Una liposucción se debe realizar en un quirófano que cumpla con todas las medidas y que esté debidamente certificado para tales efectos por el Ministerio de Salud. Hay que tener muchísimo cuidado de no ir a sitios no autorizados, pues las consecuencias pueden ser nefastas. Y lo más sencillo es ver hacia atrás, los lamentables acontecimientos que han ocurrido este año, con pacientes inocentes que no han ido a los lugares adecuados.

Es de suma importancia creer en el sexto sentido. En este mundo, con tanta tecnología a la mano, lo primero que hay que hacer es averiguar bien quién es el médico que se eligió, si es especialista en Cirugía Plástica, Reconstructiva y Estética, o si es un médico cirujano SIN especialidad. Averiguarlo es muy fácil, solamente debe llamar al Colegio de Médicos y Cirujanos de Costa Rica, o visitar la pagina de la Asociación Costarricense de Cirugía Plástica, Reconstructiva y Estética: www.accpre.

Su salud no tiene precio, así que nada le cuesta primero invertir unos minutos de su tiempo antes de decidir en manos de quien ponerse y qué tipo de procedimiento o técnica realizarse.

Por:

Dr. Alberto J. Argüello Choiseul

Presidente

Asociación Costarricense de Cirugía Plástica, Reconstructiva y Estética (ACCPRE)

Tel. 2233-0152

Comments are closed.