Derecho

¡Proteja su salón de las estafas, hurtos o robos!

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr

ACTUALMENTE ES COMÚN ESCUCHAR SOBRE SITUACIONES DELICTIVAS EN LOS SALONES DE BELLEZA O CENTROS DEDICADOS A ESTE TIPO DE COMERCIO, EN DONDE INGRESAN PERSONAS SOLICITANDO UN SERVICIO Y HURTAN O ROBAN ALGO; O BIEN, SOLICITAN UN SERVICIO QUE NUNCA CANCELAN, O HASTA SERIOS HECHOS VIOLENTOS COMO EL ROBO CON VIOLENCIA… LO MÁS IMPORTANTE ES SABER QUÉ PUEDE HACERSE EN ESTOS CASOS Y CÓMO ACTUAR POSTERIOR AL HECHO CUANDO SE HA SIDO VÍCTIMA DE ESTE TIPO DE SUCESOS.

Quizás uno de los puntos principales es saber la diferencia entre: Estafa, hurto y robo, pues esto es sumamente importante.

Técnicamente, el delito de estafa consiste en que un sujeto, llamado “A”, induce a error o lo mantiene en él a otro sujeto, llamado “B”, mediante la simulación de hechos falsos u ocultando o deformando hechos verdaderos, teniendo como fin obtener un beneficio patrimonial antijurídico para sí o para otra persona, lesionando así el patrimonio de “B”.

Es importante tener en cuenta que hay estafas menores y mayores. Las primeras, se configuran cuando el valor de lo defraudado no excede en 10 veces al salario base de un Oficinista 1. Las segundas suceden cuando sí se excede en 10 veces el tipo de salario ya indicado. Esta diferenciación tiene relevancia porque gira en torno a la pena de prisión que se le impondrá al criminal acusado, pues en las estafas mayores se le puede privar su libertad de seis meses a diez años; mientras que en las estafas menores, la pena se reduce, pues puede ser desde dos meses hasta tres años. Asimismo, debe tomarse en cuenta que este delito es doloso, lo que quiere decir que el afán de obtener un beneficio patrimonial mediante la ejecución de hechos falsos se realiza de forma intencionada. Es el típico ejemplo de alguien que se acerca al salón de belleza, le ofrece un producto maravilloso, usted le cancela y él se desaparece y jamás le entrega el producto.

Por otra parte, el hurto es el apoderamiento ilegitimo de una cosa mueble (las que son movibles, como una joya), que sea parcial o totalmente ajena. Este delito se puede realizar en varias modalidades, que atenúan o agravan el mismo, por lo que se disminuye o aumenta la posible pena.

Mientras tanto, el delito de robo en su modalidad simple, es un desapoderamiento ilegitimo de una cosa mueble ajena parcial o totalmente, pero con el uso de fuerza sobre las cosas y/o violencia sobre las personas. Al igual que en el hurto, hay comportamientos que agravan el delito, con su consecuente aumento de la posible pena. En resumen, ninguno de los delitos sobre los que hemos hablado, tiene un mismo significado, más que en el lenguaje popular.

¿Fui víctima de Estafa o fue un Incumplimiento Contractual?

Ahora bien, es importante diferenciar la estafa del incumplimiento contractual, pues son muy parecidos a simple vista, pero su debida determinación concluye en cuál vía judicial se reprochan esos comportamientos.

De la estafa ya se indicó qué es y que la misma es un delito, pero el incumplimiento contractual es una figura del Derecho Civil. Este último sucede cuando dos o más personas convinieron en un contrato determinadas prestaciones que cada uno debe realizar; pero se da que alguna de ellas no cumple con lo que prometió. Por ejemplo: “A” pactó venderle una secadora de pelo profesional a “B”, comprometiéndose este último a pagarle por ella ¢100 mil, adelantándole ¢50 mil y quedando obligado a cancelar los otros ¢50 mil en un mes. Al llegar el día en que “B” debía cancelar su deuda, el mismo no honra dicho compromiso, produciendo un incumplimiento del contrato. Este incumplimiento se reclama por la vía civil y no tiene nada que ver con el Derecho Penal.

¿Qué medidas puedo tomar?

Ante todo, debe procurar la seguridad de su salón: Cámaras, seguridad privada, protocolos de atención, poner en lugar seguro los objetos de sus clientes, y sobre todo estar siempre atento a situaciones extrañas.

En lo que respecta a los comportamientos citados, sean delitos o figuras civiles, tanto en el ambiente de los salones de belleza como en otros, las medidas que se pueden tomar son las mismas: En primer término, se debe acudir a la asesoría de un profesional en Derecho, pues solo éste podrá determinar si se está en presencia de un delito o de un incumplimiento. De ser un delito de estafa, hurto o robo se debe interponer la denuncia ante el Organismo de Investigación Judicial (OIJ), y si se cuenta con el patrocinio de un abogado se puede constituir como querellante y actor civil para poder reclamar las pérdidas patrimoniales sufridas y el daño moral ocasionado.

Si por el contrario, lo que sucede es un incumplimiento contractual, obligadamente se debe recurrir a obtener el patrocinio de un abogado para interponer una demanda y así exigir el cumplimiento forzoso o la resolución del contrato, pudiendo solicitar en este último caso el pago de los daños y perjuicios sufridos.

La información siempre es una de nuestras mejores armas, y más si se trata de delitos en contra su negocio. Por eso, esté siempre atento y no permita que este tipo de situaciones delictivas le afecten.

Fuentes:

Por: Dra. Angie A.  Arce Acuña

Abogada y Notaria

Doctora en Derecho Penal

Asesora Corporativa

Bufete Arce Acuña y asociados

Tel. 2551-4891

Comments are closed.