Revista

El Melasma

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr

Este padecimiento de la piel es muy frecuente en nuestro país, y predomina en mujeres entre los 20 y 50 años de edad. Afecta sobretodo la piel de la cara, principalmente los pómulos, las mejillas, la frente y el labio superior. Es mas frecuente en pacientes con piel trigueña o morena, aunque puede afectar también a la gente blanca.

Se caracteriza por presentar manchas en color café claro u oscuro, de varios centímetros, de forma irregular, y un patrón como en red o en forma de mapa.

La causa de la enfermedad es genética, es decir la persona viene predispuesta desde que nace a padecerla, y es frecuente que otros miembros de la familia relaten que padecen o padecieron del mismo problema. A la predisposición genética se le suma el efecto desencadenante sobre la piel de las hormonas sexuales llamadas estrógenos y progesterona, las cuales aumentan luego del desarrollo sexual, durante los embarazos o en pacientes que utilizan métodos anticonceptivos que los contienen, sobretodo pastillas anticonceptivas (es por esto que muchas mujeres relatan que las manchas iniciaron o empeoraron luego de meses de tomar anticonceptivos o durante el embarazo).

La exposición solar también juega un papel importante en la producción de la “mancha”, pues estimula que esta se acentúe y se mantenga. Es importante que el médico le explique al paciente que su problema es crónico, es decir que el tratamiento puede mejorar mucho la intensidad y la extensión de las manchas, pero que muchas veces al abandonar el tratamiento de golpe o al exponerse al sol de forma excesiva o sin protección, las manchas pueden volver a empeorar. La eliminación completa de la mancha sin recaídas suele lograrse unos meses o años luego de que la mujer llega a la menopausia, pues al cesar el estímulo de las hormonas femeninas sobre la piel, la mancha revierte.

El tratamiento médico para este padecimiento se resume en las siguientes medidas:

  1. Evitar la exposición solar intensa y la cotidiana, sobre todo aquella que ocurre entre las 9 a.m. y las 4 p.m.; utilizar ropa que proteja el rostro, como gorra o sombrero, y utilizar filtro solar, idealmente con un factor de protección solar de al menos 30, y aplicarlo mínimo cada cuatro horas.
  2. Eliminar los tratamientos con estrógenos y progesterona, siempre que sea posible.
  3. Tratamientos con cremas despigmentantes medicadas: Estas pueden contener diferentes ingredientes, tales como ácidos exfoliantes (retinoico, láctico o glicólico), sustancias que inhiben la formación de la mancha (ubiquinona, ácido kójico, hidroquinona, ácido azelaico).
  4. Además, el médico dermatólogo, según la severidad del Melasma, puede indicarle realizar tratamientos con microdermabración, peelings  o con algunos tipos de láser, para aclarar las manchas. Estos tratamientos deben de realizarse por personal entrenado y con experiencia, porque aunque pueden dar excelentes resultados, también pueden complicarse y empeorar las manchas si no se toman precauciones especiales. En caso de sospechar que se padezca de esta enfermedad, consulte a su dermatólogo de forma temprana, pues el tratamiento es más sencillo en los estados iniciales.

 

Dr. Carlos Bravo Rojas

Médico Especialista en dermatología

Correo electrónico: drbravo@dermatologiaintegralcr.com

San José: 2233-3232

Cartago: 2552-8228

Write A Comment